Aunque cuenta con muchos siglos a sus espaldas, la maderoterapia está hoy en día de plena actualidad. Y es que esta técnica de masaje proveniente del lejano oriente tiene cada vez más adeptos debido a sus numerosos beneficios que, además, se obtienen de forma totalmente natural. Hoy te contamos más sobre la maderoterapia, el tratamiento milenario con madera.

Maderoterapia: el masaje más natural

La maderoterapia es un completo masaje en el que se combina la técnica de las manos con el uso de distintos utensilios de madera especialmente diseñados para masajear el cuerpo. La gran ventaja de este tratamiento respecto a un masaje común está en la profundidad que alcanza: la presión que se ejerce con el instrumental de madera en las diferentes zonas corporales permite que la eficacia sea mayor a la conseguida si solo se trabaja con las manos. Es por eso que resulta ideal no solo para relajarse, sino para modelar todo el cuerpo y deshacerse de la grasa localizada y la celulitis.

La duración de cada sesión de maderoterapia suele estar entre 20 y 90 minutos ro y generalmente suele aplicarse en tres fases: la preparación de la piel, para la que se realiza un masaje linfático; el masaje reductor, para el que se emplean aceites esenciales que potencian sus efectos; y el masaje con los accesorios de madera. Dicho proceso puede variar dependiendo del área a tratar o de las necesidades específicas de cada persona.

Las propiedades de la madera

La madera es considerada como uno de los cinco elementos de la naturaleza por la cultura tradicional china (los demás son tierra, agua, fuego y metal), motivo por el cual se le atribuían fines terapéuticos y se utilizaba en su medicina ancestral. Los distintos instrumentos de madera que se emplean en esta técnica, considerados beneficiosos para la salud, fueron evolucionando con el tiempo, incorporándose nuevos modelos y perfeccionándose el diseño de los ya existentes hasta la actualidad, donde se pueden aplicar directamente sobre la piel del paciente con seguridad. Los accesorios más famosos en maderoterapia son el rodillo liso, perfecto para activar el sistema circulatorio y linfático, la copa sueca, usada para tratar la adiposidad localizada, y la tabla modeladora, ideal para drenar y facilitar la eliminación de toxinas.

Un tratamiento, múltiples resultados

Debido a la gran cantidad de beneficios que genera, la maderoterapia puede aplicarse con diversos fines o en zonas concretas:

  • La maderoterapia corporal busca reducir, moldear y tonificar áreas como brazos, piernas… y también relajar y reducir el estrés del paciente, incluyendo el tratamiento de contracturas, molestias o dolores causados por malas posturas o actividad física. Como es considerado como un tratamiento holístico, también actúa sobre los chacras generando bienestar y tranquilidad emocional.
  • La maderoterapia anticelulítica actúa directamente sobre la acumulación de grasa de partes como el abdomen, la espalda, la cadera o los glúteos. Gracias a la activación de la circulación y del drenaje de líquidos se consigue eliminar la celulitis y moldear y tonificar la piel.
  • La maderoterapia facial consigue activar la producción de colágeno y elastina del rostro y cuello, lo reafirma y lo tonifica, aportando un efecto rejuvenecedor.
  • La maderoterapia de senos sirve para dar firmeza y tonificar el busto, e incluso para aumentar su volumen.

¿Te has quedado con ganas de probar la maderoterapia después de leer este post? Pues recuerda que tienes disponible este tratamiento en tu centro Depidel más próximo. ¡Infórmate!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar